La psicoterapia psicoanalítica es una herramienta para trabajar acerca de los conflictos, deseos y fantasías que nos interpelan como seres humanos. Es un tratamiento psicológico que nos ayuda a entender nuestro mundo interno a través de la interacción paciente-terapeuta mediante el desarrollo de ideas, sentimientos, emociones y las resonancias que éstas producen en el terapeuta.

En este contexto se crea un espacio a disposición del paciente, de sostén, comprensión, contención en donde se promueve un entorno emocional favorable para el despliegue de experiencias traumáticas y/o significativas en la historia del sujeto (depresiones, pérdidas, ansiedades, miedos, traumas, etc).
Es a través del vínculo en donde se empiezan a entretejer apreciaciones que favorecen el bienestar del paciente.

Lo que se pretende es poder aliviar síntomas, ampliando la comprensión intrapersonal, colaborando con una mayor aceptación y toma de conciencia de nuestras capacidades y limitaciones (nuestros miedos, angustias, ansiedades, anhelos, expectativas) para poder estar mejor con uno mismo y por ende con el entorno. Lograr y mantener una estabilidad óptima que también contemple flexibilidad en aquellas nuevas experiencias que lo requieran.